Las diferencias esenciales entre el masaje erótico y el masaje tántrico

La finalidad

En el masaje erótico es el placer y la eyaculación, y en el masaje tántrico es la expansión de la consciencia.

 

La intención

En el masaje erótico, la intención es excitar y en el masaje tántrico no hay ninguna intención, ni siquiera la de sanar. El toque consciente es vacío de intención.

La actitud

En el masaje tántrico la actitud es amorosa, casi maternal, eres un canal de amor incondicional, de aceptación de lo que es y de lo que hay, de devoción y honra al ser que tenemos delante. El masaje erótico ha reducido esto a la parte meramente sexual, a una actitud más sexual que sensual y amorosa.

 

Esto no significa que el masaje tántrico sea mejor ni peor que el erótico, ese juicio surge de la mente condicionada por la religión y la sociedad. Son masajes diferentes que llegan a personas diferentes según su camino personal y espiritual. Para resumirlo: el masaje tántrico incluye el erótico pero el masaje erótico no incluye el tántrico.

 

Si el Tantra significa expansión de la consciencia y uno de sus principios es la aceptación de todo lo que acontece, por lo tanto también de la faceta erótica, quién soy yo para decir que un masaje es o no es tántrico, es o no es erótico.

Solo la persona que lo da, sabe de su intención verdadera y su actitud interna. Para que sea tántrico, puede utilizar todo lo que haya a su alcance (tanto lo juzgado como negativo o positivo), siempre que la intención sea romper las barreras y máscaras de nuestro limitado ego y su finalidad última sea expandir la consciencia más allá de nuestra comprensión racionalista y nuestros moralismos socio-religiosos.

 

 Solo aquellos que han convertido el pecado en virtud, el veneno en miel, tienen entrada en el verdadero mundo del Tantra que está más allá del Karma, del Dharma, de la enseñanza y hasta de la naturaleza divina. Por los actos que envían a los hombres al infierno el yogui se libera.  (Extraído del libro: “Tantra, la alquimia energética”).

 

Podemos llamarlo masaje tántrico, consciente, sensual, erótico, místico, sensorial… mientras te ayude a explorarte, a ir hacia dentro, a encontrar tu verdad, a meditar y traer más conciencia a tu inconsciencia… qué más da el nombre que se use.

La belleza y profundidad del masaje tántrico no puede encerrarse en una etiqueta, ni siquiera en la de “masaje tántrico”, porque va más allá de un simple masaje, es una alquimia mística de dos almas que se encuentran para nutrirse mutuamente, para fundirse entre la consciencia y la energía.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *