El Lomi Lomi Nui tiene su origen en los antiguos sanadores hawaianos con más de 4.000 años de antigüedad, que a través de la filosofía Huna trataban el cuerpo y la mente. Este masaje tradicional combina el trabajo del terapeuta, realizado casi exclusivamente con los antebrazos, con la gemoterapia y la aromaterapia.
La masajista trabaja con los antebrazos creando ondas expansivas sobre el cuerpo que son a la vez relajantes y vigorizantes.

El Lomi Lomi es una de las formas más profundas que existen de masajear el cuerpo y su objetivo es conseguir la armonía total trabajando todos los músculos y facilitando el paso de los fluidos energéticos. Se inicia con unos ejercicios de respiración y haciendo un cuestionario para determinar el tipo de energía que rodea al paciente.
La clave de este masaje está en actuar al mismo tiempo sobre zonas distantes del cuerpo, ya que al cerebro le cuesta concentrarse en dos áreas diferentes y se deja llevar por un balanceo rítmico. La gemoterapia caliente en zonas energéticas y reflexógenas y la utilización de aceite de coco convierten al Lomi Lomi en un festín para los sentidos.

Indicaciones y Beneficios:

Es altamente recomendado para prevenir la tensión corporal, eliminar el stress, la depresión, y estimula la circulación linfática, estrechando los músculos y movilizando las articulaciones.
Una terapia que trata al mismo tiempo los niveles físico, emocional, mental y espiritual del ser humano, logrando una suave pero intensa relajación.

La filosofía Huna:

Para entender la profundidad del masaje Lomi Lomi, es necesario entender la filosofía hawaiana llamada Huna, y cómo ésta se relaciona con el funcionamiento del cuerpo y la curación. Una afirmación esencial del Huna es que todo busca armonía y amor. ¿Pero cómo se relaciona esto con el masaje? El Lomi Lomi trabaja sutil pero profundamente en los músculos con continuas y fluidas caricias-masajes, que nutren el cuerpo permitiéndole relajarse y entregarse al que las recibe.
Es por eso que aunque la técnica sea una parte importante del masaje, mucho del trabajo es realizado por el amor que pone el practicante en el paciente, el cual se canaliza a través de sus manos y su corazón. Este fluir de energía, acompañado de continuos masajes, relaja al paciente por completo, ayudándole a liberar viejos pensamientos, patrones de comportamiento que le causan limitaciones y que están almacenados en las células de su cuerpo.

La gente en general cree que todas estas creencias están en nuestra programación mental, pero esta filosofía afirma que en realidad están en nuestro cuerpo. Los hawaianos miden las cosas en términos de energía y creen que una idea o pensamiento puede bloquear el fluir de esa energía así como lo hace una tensión muscular.

El masaje Lomi Lomi no es sólo una experiencia física, sino que llega también al nivel mental, emocional y espiritual. Cuando se cura uno de estos niveles los demás también resultan afectados. La enfermedad es un estado de tensión que bloquea el natural fluir de la energía, y el Lomi Lomi ayuda a liberar ese camino hacia la curación.