Origen del masaje Tantra y sus beneficios

Tal y como indica su nombre, los masajes tántricos proceden de los tantras, es decir, unos libros sagrados hindúes de los que pueden extraerse diferentes rituales y enseñanzas. Para las culturas orientales, el tantra es un método para conseguir alcanzar el crecimiento personal a través del placer físico y, mediante los masajes, se pueden llegar a activar partes del cuerpo que nos permitan conseguir el bienestar físico y mental.

Debemos recordar que la concepción oriental sobre la medicina es diferente a la nuestra, es decir, se considera al cuerpo como un todo, unión entre el cuerpo y espíritu, por tanto cuando estamos enfermos no solo debemos tratar el dolor físico sino que el médico también deberá conocernos para poder averiguar el origen de nuestro mal y, por tanto, erradicarlo. La comunión entre cuerpo y alma es la máxima de la tradición oriental y, con el tantra, volvemos a ver esta unión ya que se considera que llegando a fomentar el placer físico podremos, también, llegar al placer mental, al bienestar emocional y, por ende, a la felicidad.

Y esto va intrínsecamente relacionado con tu salud física pues, cuanto más feliz y relajado estés, mejor de salud estarás. Por tanto, como ves, se trata de un círculo inseparable, un todo que une todas las facetas del ser humano: la visible y la invisible.

Con estos masajes se consigue despertar la energía interior ya que, como acabamos de indicar, consiguen que la persona que lo recibe establezca un estado de meditación intensa consiguiendo dejar de lado los pensamientos de cada día y dejándose llevar solo por el lenguaje del placer, los impulsos sexuales y el cuerpo. Cada roce, cada sensación y cada caricia se convierten muy poderosas porque somos capaces de concentrarnos tan solo en ellas y asi despertar nuestra energia sexual .

Además de esto, otro de los beneficios de estos masajes es que nos aportan una sensación de bienestar, de paz mental y relajación, todo ello, contribuye a que nuestros órganos funcionen de forma más armónica regularizando el ritmo cardíaco y, también, reduciendo la presión arterial. Por tanto, se consigue un bienestar total: tanto por dentro como por fuera.

Debido a la generación de placer, los masajes tántricos contribuyen a la liberación de endorfinas de forma natural, las hormonas que se conocen como “de la felicidad” pues son las responsables de proporcionarnos una sensación de bienestar e inhibición del dolor.

Masaje a parejas
NOTA: Además las parejas después del masaje podrán disponer de la habitación por 30 minutos de cortesía para su intimidad y disfrute.